Venezuela
Desafiante, Chávez reabre la crisis diplomática con Bogotá

01 de Febrero de 2005


Dijo que la solución dependerá de una reunión que tendrá el jueves con Uribe

Colombia ya había dado por cerrado el conflicto
El mandatario venezolano dijo que tomará en cuenta el "tono" del encuentro
Continúan las restricciones en la frontera


BOGOTA.- El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, causó desconcierto ayer en Colombia al reabrir la crisis diplomática bilateral que en las últimas semanas distanció a los países vecinos como nunca antes en dos décadas y que Bogotá ya había dado por superada.

Poco antes de su visita a la Argentina (ver Pág. 6), el mandatario venezolano dijo que la solución definitiva al diferendo dependerá de la reunión que mantendrá pasado mañana con su par colombiano, Alvaro Uribe, en un lugar aún no determinado de Venezuela. La advertencia de Chávez fue hecha 48 horas después de que Bogotá emitió un comunicado en el que declaraba resuelto el diferendo y expresaba "su mayor disposición para revisar los hechos" relacionados con la captura, en diciembre, de un jefe guerrillero de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en Caracas.

Chávez, que habló desde Porto Alegre, donde participó del Foro Social Mundial, fue más allá, al decir que el fin del conflicto dependerá del "tono" y la "franqueza" de la conversación que mantendrá con Uribe.

El congresista y ex guerrillero Gustavo Petro, amigo cercano de Chávez y con quien se reunió el pasado fin de semana, afirmó que "la crisis aún no está resuelta" y dijo que aunque Caracas está complacida por la declaración de Bogotá, existe cierto malestar porque fue emitida de manera unilateral.

Ayer, de hecho, las autoridades fronterizas de Venezuela continuaban restringiendo el paso de colombianos hacia ese país y mantenían los controles del tránsito de vehículos y la comercialización de combustibles. Según voceros de los departamentos colombianos de Arauca y Norte de Santander, al parecer, las autoridades venezolanas están a la espera de los resultados de la reunión entre Uribe y Chávez.

La crisis, la peor entre ambos países en dos décadas, estalló a comienzos de enero, tras la captura en Caracas, el 13 de diciembre, de Rodrigo Granda, el "canciller" de las FARC, un hecho calificado por Venezuela como un secuestro y una violación a su soberanía.

Venezuela suspendió los negocios bilaterales, llamó a su embajador en Bogotá y exigió una disculpa de Colombia que, tras admitir el pago de una recompensa por la captura, le respondió con la entrega de una lista de rebeldes con supuesta presencia en el país vecino.

Tras una intensa gestión internacional, liderada por Perú, Brasil y Cuba, Bogotá emitió el comunicado del viernes último en el que afirmó que el documento había sido acordado con Caracas.

La captura de Granda, que vivió en Venezuela durante varios años, revivió las sospechas de Bogotá de que Caracas da refugio a guerrilleros colombianos en su territorio.

El vocero de Uribe, Ricardo Galán, dijo ayer que la reunión del jueves será fundamental para asegurar que los rebeldes colombianos no reciban refugio en el país vecino.

Agencias AFP y AP


Fuente: lanacion.com.ar



Volver a la página principal de 11abril.com